+Q ROCK Festival 2016

omargarcia-sonographica-masqrock16-rage-4b

El festival +QROCK cumplió el pasado sábado 11 de Junio su quinta edición, y lo celebró por todo lo alto con una nueva entrega en la que la organización dedició dar un paso hacia delante con expectativas de consolidarse como la nueva gran cita del rock y metal en Canarias. Para ello, por primera vez, el cartel contaba con dos cabezas de cartel de lujo. Toda una institución del metal como son los alemanes Rage, y la también mítica banda catalana Ktulu, ambos estrenándose por primera vez en nuestras tierras.
Además de los mencionados platos fuertes de la noche, pudimos disfrutar de otras siete bandas canarias ya conocidas por todos que fueron las encargadas de ir calentando cada vez más el ambiente. Un ambiente de buen rollo inmejorable durante el transcurso de las más de 10 horas de música en vivo que allí se sucedieron desde las 16:00 de la tarde hasta las 3:00 de la mañana.

Pese a al nombre del festival la variedad en el sonido escaseó, lo que sumado al número de grupos hizo que la cosa se antojara un poco monótona a medida que avanzaba. Aunque hubieron varias ramificaciones, ya fuera con ramalazos sureños en el caso de Doctor Yao, mezclado con Rap como hicieron Boom Peyote, desarrollandolo con pasajes más densos de la mano de los grancanarios Heather Brooke, o sin dejar de lado una gran carga melódica como demostraron Disoomnia, todo giraba en torno a un mismo estilo.
El corte más clásico y heavy tuvo su representación con Esclavitud, que cumplía 20 años sobre los escenarios, y en el otro extremo las propuestas más cercanas al metal moderno vinieron de la mano de Alea Jacta y el septeto Neomaniac, que repiten por tercera vez consecutiva en el cartel con el que seguramente fuera su concierto más completo a nivel musical y visual.
Radiales humeantes lanzando chispas, el ya mítico banquete de visceras, y hasta show de escupefuego, acompañaron los riffs machacones de los enmascarados. Como ya he dicho en alguna ocasión, musicalmente no aportan gran novedad a su estilo (tampoco lo pretenden, lo suyo es hacerte pasarlo bien y romper cuellos con su groove), pero lo envuelven a la perfección para hacer de sus directo uno de los más vistosos y entretenidos que se pueden ver actualmente.

Los cabezas de cartel de la noche no defraudaron. Rage demostraron porqué llevan más de 30 años en pie, y son uno de los grandes nombres del power metal. Tras varios movimientos en la formación, el trío liderado por su alma mater Peavy Wagner es una apisonadora en directo. Como un reloj, sin pausa ni respiro, presentaron los temas de su último LP “The Devil Strikes Again” (2016).
Si la presencia de una banda como Rage en la isla ya era motivo de celebración, que lo hiciera con Marcos Rodríguez entre sus filas ya fue para enmarcar. El guitarrista venezolano, miembro de la banda tinerfeña Soundchaser que desde hace un año cumple el sueño de formar parte de una de sus bandas favoritas, se estrenó ante su público y amigos en un concierto redondo de principio a fin, en el que pudimos disfrutar de nuevos temas como el que da título al reciente LP o el el primer adelanto del mismo, “My way”, como de los clásicos coreados “Deep in the blackest hole”, “Higher than the sky”, o “Don’t feat the winter”.

Después del buen sabor de boca de Rage, vino el amargor de unas pruebas de sonido que se alargaron demasiado debido a problemas técnicos. Ktulu saltaron al escenario con un retraso importante dentro del itineario marcado y ante mucha menos gente que los germanos, pero en un acto de profesionalidad y tablas, lo dieron todo igualmente e hicieron botar a los valientes que allí quedaban.
El sexteto barcelones jugó bien sus cartas y no se andaron con rodeos. Fueron a lo seguro y nos dieron lo que queríamos, que no era otra que saltar en modo delirium tremens a ritmo de “Biocontaminación”, “Tiempo hostil”, “Crisis de fe”, y como no, “Apocalipsis 25 D”, el tema incluido en el film de Alex de la Iglesia “El día de la bestia”. Puede que a día de hoy la oferta de Ktulu se haya quedado un tanto estancada en aquel sonido de mediados de los 90, pero siguen siendo igual de contundentes en directo.

omargarcia-sonographica-masqrock16-neomaniac

Podría terminar la crónica criticando a los de siempre. A los que ponen en el grito en el cielo por la falta de apuestas de este tipo en Canarias, y que luego se quejan de que 12€ es un precio excesivo para las mismas, pero no. Prefiero terminar dando mi enhorabuena al colectivo El Ghetto por hacer posible el festival, aunando esfuerzo e ilusión por sacar adelante lo que parece aquí una causa perdida.
Y no se puede hablar de fracaso, ni mucho menos, pero todavía no disfruta del éxito que merece la oferta y el empeño puesto en este proyecto, sobre todo en esta quinta edición. Y sin el apoyo total de entidades, marcas, y sobre todo del público, es muy complicado.
Por surte para algunos, y es probable que para disgusto de alguno otro, todo apunta que el año que viene habrá crónica +QROCK 2017.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *