Manolo García

Posted on Posted in CRÓNICAS

omargarcia-sonographica-manologarcia-01

Después de siete años sin actuar en la isla, si no contamos su participación en los premios Cadena Dial de 2010 y 2015, Manolo García aterrizó en Canarias (Tenerife y Gran Canaria) con la gira “Todo es ahora”, tour que da nombre a su sexto y más reciente álbum.
El que fuera voz y lider de El último de la fila no defraudó a las más de 2.000 personas que se acercaron al Pabellón Santiago Martín para disfrutar de un espectáculo arrollador de principio a fin, que se alargo hasta las tres horas de duración para deleite de los fans.

Ni la media hora de retraso, ni el intermitente vaivén del sonido en el extremo izquierdo del escenario, pudieron empañar el impecable ejercicio de pop rock que Manolo García y su banda practicaron. Una formación de doce músicos con las que repasó durante la primera parte del conciertos los temas de sus últimos dos discos, “Los días intactos” (2011) y “Todo es ahora” (2014), pese a comenzar con “San Gennaro”, un guiño a los inicios con el que fuera su primer proyecto musical en 1980, la banda Los Rápidos.

Destacaron en este primer tramo “Un año y otro año”, “Esta noche he soñado con David Bowie”, “Caminaré”, “Campanas de libertad” o “Exprimir la vida”, canción que dejaban claro el estado anímico del artista, que no paraba de pedir al público que fueran felices, o en su defecto, que luchen por serlo pese al pesimista clima socio cultural del país.

En la segundo mitad de concierto, el cantante y los suyos miraron hacía atrás y tiraron de hemeroteca para regalar al público los grandes éxitos cosechados tras casi 20 años de trayectoria en solitario. Fueron 90 minutos de éxtasis y fusión entre artista y público, con un imparable Manolo García que no paró de correr de un lado a otro del escenario, saltar, bajar a cantar con el publico, e incluso saltar la valla para estar con ellos en pista. Todo eso a falta de un mes escaso para cumplir 60 años, que se dice rápido.

El concierto podía haber terminado con “Es mejor sentir”, “Pájaros de barro” o “Nunca el tiempo es perdido” pero no. Apenas un minuto después de que García y la banda abandonasen el floreado escenario, volvieron para interpretar un bis de nada menos que 8 temas.
Volvieron a sonar Los Rápidos con más de una decena de seguidoras bailando sobre las tablas a ritmo de “Gladiadora”, y como no podía de ser otra manera, se desató la locura con los temas de El último de la fila “Llanto de pasión”, “Insurrección”, y “Como un burro amarrado a la puerta”. Tras más de 30 canciones, el respetable chicharrero llegó a San Fernando con una sonrisa de oreja a oreja.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *