Loquillo

Artista: Loquillo
Lugar: Pabellón Insular Santiago Martín (La Laguna)
Fecha: 01/07/2017
Texto y Fotos: Omar García

 

Tu rock and roll actitud… ¡No muere!

Con casi 60 años, más de la mitad de ellos dedicados al rock, Loquillo aterrizó el pasado sábado en Tenerife para demostrar ante algo más de 3.000 fieles que su leyenda sigue viva, su tupé intacto, y el negro es aún su color favorito.

El Festival Mar Abierto, alejándose un poco de sus propuestas más centradas en la radiofórmula, fue el encargado de traer a Canarias dos fechas de la gira “Salud y Rock and Roll” en las que Loquillo y su banda repasa sus grandes éxitos sin olvidar algunos cortes de su último trabajo discográfico “Viento del Este” (2016), como “A tono bravo”, el propio “Viento del este”, o el single que da título a la gira y con el que el septeto salió al escenario del Pabellón Insular Santiago Martín. “Salud y rock and roll tengamos todos”, y lo tuvimos.
Desde ese momento, (o al menos desde que pudo tener el pie de micro a su gusto, que no parecía tarea fácil) y durantes las dos horas siguientes, “el loco” llevó las riendas del concierto a su antojo con sus bailes, su sonrisa macarra, mucha actitud, y una buena ristra de clásicos que hicieron las delicias de un público que esperaba ansioso un viaje en el tiempo en el Cadillac de Loquillo, mientras sonaban los himnos “Una banda de rock and roll”, “Rock and roll star”, “El rompeolas” o “Cruzando el paraíso”, ejecutados por una estupenda banda que cuenta en sus filas con dos fieles como Josu García e Igor Paskual, o Mario Cobo (Mambo Jambo, The Nu Niles), y que impregnó a los temas de aires modernos sin perder un ápice de su esencia.

No faltó el homenaje a Johnny Cash (“El hombre de negro”), el mítico “El ritmo del garaje” que hizo maullar a todo el pabellón, y si el público quería un camión, él se lo daba. Y así hasta el final, donde aún quedaban algunos ases ganadores en la manga del barcelonés.
“La mataré”, “Feo, fuerte y formal”,  y “Cadillac Solitario” pusieron la guinda a la noche, no sin que antes Loquillo agradeciera al público su asistencia bajo un baño de aplausos y de masas, ya que no dudó en bajar del escenario a saludar a las primeras filas.

Puede que el discurso de Loquillo a estas alturas peque un poco de nostálgico, e incluso que se contradiga con el nuevo Loquillo menos insurrecto que vemos en anuncios de cerveza y coches, pero no cabe duda de que en directo sigue manteniendo con dignidad el legado que le ha convertido en historia viva del rock and roll español. Ya lo decía la canción: “Tu rock and roll actitud… ¡no muere!”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *